La rebelión de los players

Los jugadores de tenis han tomado una posición que va de la mano con la falta de actitud que se percibe desde hace tiempo, por sus respectivas asociaciones, negando o haciendo más dificultosa la posibilidad a la prensa de tomar contacto con ellos, aunque sea, con posterioridad a sus partidos.

La japonesa Naomi Osaka fue la primera en lanzar la piedra, al escribir en sus redes sociales que no daría ninguna conferencia de prensa durante Roland Garros, algo impensado para cualquiera de los jugadores. Ni el Chino Ríos se atrevió a tanto, aunque en varias ocasiones no asistió.

La reacción de la prensa mundial no se hizo esperar. Más de una centena de periodistas de diferentes medios y países comenzaron un intercambio que derivó en una charla con el manager de la japonesa para que cambiara de actitud, sin conseguir su cometido. Por ese motivo, más allá del interés que pudieran tener, o no, en la jugadora, fueron muchos que solicitaron su presencia en conferencia de prensa con posterioridad a su debut en Roland Garros. Pero, luego de su victoria, Osaka mantuvo su postura y no acudió.

Con todo este berrinche de la japonesa, comenzaron a salir a la luz hechos que parecían improbables en otros momentos. Sin el desprecio que mostró Osaka por los periodistas y los medios medios, Roger Federer les dejó en claro a los organizadores que no asistiría a la ronda de entrevistas pre tournament, que no son sólo un clásico en los Grand Slam, sino que además están reglamentados. Por esa razón, muchos periodistas que esperaban ansiosos establecer contacto con el Suizo se quedaron con las ganas sin previo aviso. Alguien, desde comunicación del torneo esbozó que no lo habían solicitado ni a él ni a Serena Williams, sin embargo, luego del desplante de Osaka, aparecieron periodistas de medios suizos y de otros países que afirmaron haberlo solicitado y que nunca les dieron una respuesta. Que estuvieron on line a la hora programada y nadie apareció. “Ni siquiera quiso hacer televisión, nada”, se quejaban desde los medios televisivos.

No hubo sanción para Roger, pero por no acudir a la conferencia post partido, la campeona del Australian Open fue multada con u$s15.000, bajo el Artículo III, del Código de Conducta, que establece la obligatoriedad de la presencia del jugador.

En la comunicación oficial brindada por Roland Garros, se afirma que intentaron persuadir “a la jugadora de que cambie su postura y de lo esencial de que tenga contacto con los medios”. A pesar de que los cuatro torneos de Grand Slam, en conjunto (Australian Open, Roland Garros, Wimbledon y el US Open), le hicieron llegar una carta, no apareció y la sanción del árbitro general no se hizo esperar.

Por ese motivo es que los organizadores le informaron “a Naomi Osaka que si continúa ignorando sus obligaciones con los medios, podría exponerse a consecuencias adicionales más duras, sanciones más severas, establecidas en el Código de Conducta: nuevas sanciones, eliminación del torneo, la investigación de los hechos (Código de Conducta, artículo III T) y suspensiones en Grand Slam (Código de Conducta, artículo IV A.3).”

Roland Garros dejó en claro que “existen reglas para garantizar que todos los jugadores sean tratados exactamente igual y que ningún jugador tenga una ventaja injusta sobre otro, lo que desafortunadamente es el caso en esta situación si un jugador se niega a dedicar tiempo a participar en compromisos con los medios mientras los demás cumplen con sus compromisos”.

“Un elemento central de las regulaciones del Grand Slam es la responsabilidad de los jugadores de interactuar con los medios, en beneficio del deporte, los aficionados y para ellos mismos. Estas interacciones permiten que los jugadores compartan su perspectiva e historia con los medios. Facilitarlo a una amplia gama de canales (tradicionales y digitales) es un factor importante para el desarrollo y crecimiento de nuestro deporte”, finaliza el comunicado.

Cabe destacar que Naomi Osaka es bien considerada por la prensa internacional, que la apoyó en sus actividades fuera del tenis, que los medios acudieron cuando ellas necesitó de su presencia, pero que, al parecer, algo sucedió en su forma de pensar.

Globo de ensayo, sinceridad o malos consejos llevaron la discusión a este punto en el que, seguramente, algunos estarán de acuerdo y muchos respetarán su decisión (como ya lo hicieron), pero que están en desacuerdo con lo que ella hace. Esto recién empieza.

¿Si tenemos casos en la Argentina? ¡¡Uf!! Pero eso queda para otro artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s